Mundocuriososencillo.com
El primer viaje de Colón



Como Colón entendía que eran necesarios tres barcos para emprender el viaje, decidió fletar otra nave. En ese momento, se encontraba en puerto una nave de mayor porte que las provistas...

INICIO >>> CRISTÓBAL COLÓN >>> PRIMER VIAJE


signo de viajes

El primer viaje de Colón

Cristóbal Colón y sus famosos viajes. Biografía.
"Grandes Colecciones"

La

reina Isabel dio orden al pueblo del puerto de Palos de equipar dos carabelas como pago de una sanción. “... Vien sabedes como por algunas cosas fechas e cometidas por vosotros en desserbicio nuestro, por los del nuestro Consejo fuistes condenados a que fuésedes obligados a nos serbir dos meses con dos carabelas armadas a vuestras propias costas e espensas (…) E agora, por quanto nos avemos mandado a Cristobal Colón que vaya con tres carabelas de armada, como nuestro capitán de las dichas tres carabelas, para ciertas partes de la mar océana sobre algunas cosas que cunplen a nuestro servicio e nos queremos que llebe consigo las dichas dos carabelas con que asy nos aveis de servir...” Colón recibe por este medio, dos naves que tenían como apodo “La Pinta” y “La Niña”; el verdadero nombre de la primera se desconoce, y el de “La Niña” era “Santa Clara”. Era muy común por aquella época, que loscarabelas de colón buques tuvieran un
nombre oficial, generalmente de algún santo, pero que los marineros y las gentes de los puertos los nombraran por apodos.

Como Colón entendía que eran necesarios tres barcos para emprender el viaje, decidió fletar otra nave. En ese momento, se encontraba en puerto una nave de mayor porte que las provistas por la villa de Palos, cuyo nombre era “Santa María” y era proveniente de Galicia, hecho que le valió el apodo de “La Gallega”, contratándosela a su propietario, Juan de la Cosa, quien permaneció como maestre a bordo de la nave. “La Niña” era el más pequeño de los barcos de Colón; “La Pinta”, armada en Palos, al igual que “La Niña”, era algo mayor que ésta.
El 3 de agosto de 1492, antes del amanecer, las naves levaron anclas y partieron del puerto de Palos. El viaje a las islas Canarias fue tranquilo y llegaron allí en una semana. En Las Palmas, hicieron reparaciones a “La Pinta” y cargaron agua y provisiones frescas. El 9 de septiembre, con buen viento del este, partieron con rumbo a occidente, entrando a aguas nunca antes exploradas.
El período entre los días 9 y 18 de septiembre, fueron muy favorables para la navegación, ya que contaron con un fuerte viento de popa, logrando hacer 1.100 millas náuticas. El día 19, al estar en la distancia en la que las leyendas situaban a la mítica isla de Antilla, intentaron medir la profundidad, pero sus instrumentos no tocaron fondo. Los siguientes días, el viento se tornó más suave, pudiendo hacer algo más que 200 millas. Como es de suponerse, la distancia a la que se encontraban en ese momento es la que tal vez fuera la mayor distancia navegada por esos tripulantes, por lo que comenzaron a impacientarse. Sobre el final del día 1 de octubre, se reporta un falso avistamiento de tierra. El día 2 de noviembre las condiciones climáticas vuelven a ser favorables, por lo que entre ese día y el 6, logran navegar 700 millas.
Sin embargo, el día 10 los marineros siguen sin novedades. El descontento ya es generalizado. En este punto de la historia, existen dos versiones. Una de ellas dice que el capitán de “La Pinta”, Martín Alonso Pinzón, le dio ánimos para continuar el viaje, a pesar de que el resto de los tripulantes se hallaran desconformes. Otra versión afirma que, para convencer a Pinzón de continuar, Colón tuvo que prometerle que si en tres días más no avistaban tierra, darían la vuelta.
salida en san salvador Al día siguiente se produce un hecho que motiva a la tripulación. Comienzan a aparecer en el agua, y cada vez más frecuentemente, restos vegetales, señal inequívoca de presencia cercana de tierra. Es así que el ánimo crece y todos otean el horizonte en forma permanente. A la hora 2 del día 12 de octubre, el marinero Rodrigo de Triana, marinero que se encontraba en el puesto de vigía de “La Pinta”, que en ese momento se encontraba liderando la marcha, avista tierra. Tal como se había convenido, el capitán de la pinta hace disparar un cañonazo para dar aviso a las otras naves. Se acercan un poco más a la costa, y se detienen a la espera del amanecer.
Se trata de una pequeña isla perteneciente al archipiélago de las Bahamas. Las naves rodearon la isla por el sur, buscando un lugar adecuado para desembarcar. En una playa que se encuentra al oeste de la isla, tres botes inician el desembarco, con Colón a la cabeza, portando estandartes y banderas. Una vez en la playa, toman posesión de la isla en nombre de los reyes de España y bautizan a la isla con el nombre de San Salvador. Los nativos la llamaban Guanahani, y posteriormente los ingleses la denominaron Watlings, aunque hace pocos años fue rebautizada con el nombre que le dieron ese día.
En una primera instancia, los nativos huyeron atemorizados, pero luego, tal vez vencidos por la curiosidad, se acercaron a los expedicionarios. Evidentemente, estos indígenas semidesnudos y armados con simples lanzas de madera, no era lo que ellos esperaban. Sin embargo, algunos adornos de oro les dieron esperanzas de hallar riquezas que justificaran el viaja. Solo se trataba de descubrir de donde provenía este oro. Interrogados los indígenas (a los que los españoles llamaban indios, convencidos de que trataban con asiáticos), éstos señalaron por señas las islas que se encuentran al oeste y al sur, también pertenecientes a las Bahamas. “Yo estaba atento y trabajaba de saber si avía oro y vide que algunos de ellos traían un pedaçuelo colgado en un agujero que tienen en la nariz. Y por señas pude entender que yendo al Sur o Bolviendo la isla por el Sur, que estaba allí un rey que tenía grandes vasos de ello, y tenía muy mucho”.

Tras dos días de exploración por la isla, tomando como guía a seis nativos, parte el día 14 con rumbo sudoeste. Ese mismo día descubre otra isla, a la que llama Santa María de la Concepción. Sus habitantes, similares a los que hallara en la isla de San Salvador, también resultaron amigables, pero tampoco allí encontraron las riquezas que esperaban. Los guías señalaron otras islas a las que arribó Colón, las que hoy se llaman isla Larga, isla Crooked e isla Fortuna.
Con el pasar de los días, el entendimiento con los indígenas mejoró, oyendo hablar de una gran isla llamada “Colba” (Cuba). Llegan a la isla de Cuba, la que bautiza como Juana, donde los nativos le informan que tierra adentro se encuentra una población de donde proviene el oro, cuyo cacique tiene grandes cantidades del precioso metal.
El Almirante, creyendo que se trataría de la capital china, envío a dos embajadores portando cartas de presentación y pasaportes en latín, además de presentes para el Gran Khan. Los embajadores encontraron a su paso plantaciones de maíz, frijoles y batatas, lo que los animó mucho, pero lo que encontraron cuando llegaron no fue la capital de un gran imperio, sino una aldea de unas 50 o 60 chozas. Ante rumores de una isla donde sus habitantes recogían oro de las playas, Martín Alonso Pinzón, sin orden del Almirante, zarpa con “La Pinta” hacia la isla Gran Inagua.
cruz de parraColón decidió continuar la exploración de las costas de Cuba hacia el este. El día 23 de diciembre, los visitó un mensajero de un cacique del noreste de la isla de La Española (nombre puesto por Colón), el cual los invitaba a visitarlo, llevándole como presente un cinturón con una gran hebilla de oro. Además se enteraron que la parte central de la isla los nativos la llamaban Cibao, lo que les hizo pensar que tal vez se tratara de Cipango. Esto motivó inmediatamente la partida de los expedicionarios. En la madrugada del 25 de diciembre, cuando se hallaban llegando a la costa haitiana, la nave capitana encalla en un arrecife coralino. Infructuosos fueron los esfuerzos que realizaron para salvar la nave durante el resto de la noche y parte del día siguiente. Solo pudieron rescatar la carga, la que transportaron a tierra. Creyendo que se trataba de un designio divino, Colón da la orden de levantar una plaza fortificada en ese lugar, con lo que los demás españoles se encuentran de acuerdo, dado los indicios de la presencia de riquezas en ese lugar; es así que se funda el primer emplazamiento europeo en América, al cual, en homenaje al día en que sucede el encallamiento de la Santa María, bautizan Villa de la Navidad. El 2 de enero de 1493, realizan una fiesta de despedida a los 39 expedicionarios que se quedarán en el fuerte recién construido.
Por temor a que Pinzón llegara antes que él, portando la buena noticia, Colón decide poner rumbo directamente hacia España. Pero el 4 de enero, se encuentra con “La Pinta”, que venía a su encuentro. Martín Alonso Pinzón explica sus andanzas al Almirante, diciéndole que llegó a Cibao por la costa norte, y que encontró una ciudad donde había gran cantidad de riquezas.
La navegación del viaje de regreso fue difícil, ya que los vientos desde el oeste cesaron poco tiempo después, lo que lo hizo virar al norte para buscar vientos favorables. El 12 de febrero, una feroz tempestad los alcanzó y puso en gran peligro a las naves y su tripulación. En la madrugada del 14, ambas naves se perdieron de vista en medio de la tormenta, y de allí en más, navegarían en solitario hasta su llegada. El 15, avistan tierra, pero recién el 17 pueden llegar a la isla, debido a los vientos contrarios. Habían llegado a la isla de Santa María, la más meridional del archipiélago de las Azores.
Recién el 15 de marzo logró arribar al continente, llegando a Lisboa, mientras que “La Pinta” llegó a Bayona en la misma fecha.
El primer viaje de Colón.

Sigue leyendo:

Cristóbal Colón y sus viajes

El primer viaje de Colón

El segundo viaje de Colón

El tercer viaje de Colón

El cuarto viaje de Colón

El final

Andrés Fernández

"Mundo curioso...Mundo sencillo..."


INICIO >>> CRISTÓBAL COLÓN >>> PRIMER VIAJE
¡El texto está bajo protección del Licencia Copyright! : Safe Creative #0811281685547

MISTERIOS
DEL
MUNDO


Misterios y Curiosidades del Mundo

Artículos

Cristóbal Colón y sus viajes

El primer viaje de Colón

El segundo viaje de Colón

El tercer viaje de Colón

El cuarto viaje de Colón

El final


Libros sobre Cristóbal Colón y sus viajes

Aquí puedes adquirir libros sobre Cristóbal Colón y sus viajes en linea

toda librería


CRISTOBAL COLON: DIARIO DE UN NAVEGANTE

Cristóbal Colón es un personaje envuelto en el misterio y la aventura, en la constancia y la lucha por los sueños. Su apasionante vida está llena de esperanzas y lealtades, de triunfo y valentía, de humillación y dolor, de envidias, intrigas, deslealtad y traición.


LA GRAN AVENTURA DE CRISTOBAL COLON

Manuel Fernández Álvarez narra la vida de Cristóbal Colón desde su infancia en Génova hasta su muerte en Valladolid, pasando por las cuatro travesías transatlánticas que realizó y el descubrimiento de un nuevo continente. Un relato ameno pero no exento de rigor de un misterioso hombre de origen humilde que supo ganarse el favor de Isabel la Católica, contado con el inconfundible estilo de Fernández Álvarez.


¡TIERRA A LA VISTA¡: LA HISTORIA DE CRISTOBAL COLON

Repaso ameno y preciso, de muy fácil lectura, a la enigmática biografía de Cristóbal Colón como si de un libro de aventuras se tratase, desde su nacimiento en Génova y sus primeros juegos junto al mar hasta su muerte en Valladolid, pasando, por supuesto, por sus peripecias como marino que le llevaron a descubrir un nuevo continente, América



De serie:

Cristóbal Colón y sus famosos viajes. Primer viaje de Cristóbal Colón.


Temas: famosos - historia - geografía - botánica - zoología - astronomía - amor - curiosidades y misterios.

Artículos libres: mascota - jardin - hogar y familia - viajes y turismo - caza y pesca - ocio y hobbies.

Diseño de sitio web: Arturas Smalenskas.
- Arlinlinar- Mundocuriososencillo.com - Politíca de privacidad de Adsense - Copyright©2008. Todos los derechos reservados. Código 0811281685547

Safe Creative #0811281685547
Cada artículo en este sitio web tiene su licencia.

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

Resolución recomendada: 1024x768 px. o superior.

Safe Creative #0811281685547